Consejos para mantener tu coche en invierno

01.12.2020
Consejos para mantener tu coche en invierno
La llegada del invierno es sinónimo de bajas temperaturas y el coche, si duerme en la calle, sufre las inclemencias climáticas. Te contamos cuáles son las averías más comunes ocasionadas por el mal tiempo y las heladas.
Batería
Uno de los problemas más comunes del invierno es bajar para ir al trabajo, entrar al coche, y al pulsar el botón de arranque o girar la llave en el contacto, no obtener ningún tipo de respuesta del motor.
Lo mejor para no tener problemas de batería y para su conservación cuando las temperaturas son muy bajas es meter el coche en el garaje. Claro que para esto, hay que tener garaje. Desde los fabricantes, concesionarios y talleres recomiendan incluso que si tenemos previso no usar el coche durante mucho tiempo desconectar los bornes de la batería para evitar que se desgaste.
Esperar a que se caliente
Es conveniente siempre, más en invierno, procurar que el motor se caliente de forma paulatina como es habitual. Al estar más frío tardará más que en verano. Si tienes prisa, inicia la marcha pero no abuses del acelerador y trata de ir en marchas largas hasta que el motor esté a temperatura óptima para su buen funcionamiento. Revolucionar a más de 2.000 revoluciones un coche en frío acorta la vida de su motor.
Revisión del aceite
Es fundamental hacer caso al ordenador de a bordo del vehículo cuando nos recuerda que debemos realizar la revisión períodica del vehículo. En función de las marcas y dependiendo del modelo, en un vehículo de entre 1 y 5 años el cambio del aceite está entre 20.000 o 30.000 kilómetros. Pero el frío y un abuso del régimen de revoluciones, un mayor uso por ciudad pueden provocar que el motor consuma más aceite. Por eso conviene revisar el nivel de aceite del motor.
Refrigerante
El famoso anticongelante. La clave aquí es que esté en los niveles recomendados en función del depósito que lo almacena y, por otro lado, su color. Este líquido tiene siempre un color brillante, si no es así, tiene broza, deberías cambiarlo. No es caro y evita males mayores.

Neumáticos
El día a día es una competición. Pero no estamos en un circuito. Los neumáticos son las botas de invierno del coche y el único contacto del vehículo con el asfalto. Han de estar en buen estado siempre, pero más en invierno deonde la adherencia del asfalto es menor por el hielo o la humedad provocados por las bajas temperauturas y el mal tiempo. Con un neumático en mal estado y con lluvia el riesgo de aquaplaning aumenta más del 75%.
Amortiguadores y frenos
Pero no sólo los neumáticos son importantes, también frenos y amortiguadores. Estos últimos son los grandes olvidados. No son indestructibles como parece. De hecho, según varios estudios una mala suspensión empeora el tiempo y espacio de frenada en más de un 30%; al mismo tiempo que puede provocar salidas de la vía por pérdida de la dirección. Por cierto, que no está de más vigilar el líquido de la dirección y de los frenos junto con las pastillas y/o zapatas.




Amortiguadores, otra pieza clave, porque de ellos depende la estabilidad del vehículo y, también, la distancia de frenada, algo que cobra mayor importancia cuando el suelo está mojado. Si están en mal estado, aumenta el riesgo de que pierdas el control del coche en una curva o en una frenada de emergencia.